sábado, 13 de diciembre de 2008

LA NATIVIDAD EN EL ARTE OCCIDENTAL



Las Revelaciones de SANTA BRIGIDA DE SUECIA se hicieron tan populares que provocaron un cambio en la iconografía de la Natividad.
Santa Brígida cuenta que durante su peregrinación a los Santos Lugares en 1370, se le apareció la Virgen en Belén y reconstruyó ante su mirada y con todos los detalles la forma en que Jesús vino al mundo.
Contaba Santa Brígida que La Virgen vestía una túnica transparente, para poder mostrar a la santa claramente su carne virginal. En el momento de parir se descalzó, se levantó el manto blanco, se quitó el velo y preparó lo pañales y vendas del Niño que dejo a su lado.
Cuando todo estuvo bien dispuesto, se puso de rodillas y comenzó a orar. Mientras rezaba elevó las manos y el Niño nació súbitamente, envuelto en una luz tan deslumbrante que eclipsaba completamente la del pequeño candil de San José.
Entonces, inclinando la cabeza y con las manos unidas, la Virgen adoro al Niño con gran respeto, y le dijo:” Bene veneris, deus meus, dominus meus et filius meus”.
Luego lo estrechó contra su pecho, le cortó el cordón umbilical con los dedos y lo arropó con cuidado.

Esta descripción de la mística nórdica, enseguida se aplicó a la nueva iconografía en el arte de los cristianos de occidente. Incluso explica la virginidad antes, durante y después del parto al nacer el Niño como un rayo de luz que sin romper nada se materializa al contacto del rayo con el suelo.
Además si la Virgen aparece como adoradora, lo mismo sucede con todos los testigos de la Natividad. Desde los ángeles, de forma individual o en grupos, cada vez más numerosos, hasta la mula y el buey que se postran ante el Niño.
En este caso es el evangelio apócrifo del Pseudo Mateo el que aporta más detalles: “...salió María de la gruta y se aposentó en un establo. Allí reclino al Niño, en un pesebre, y el buey y el asno le adoraron.”
A lo largo de la Edad Media se conformó esta iconografía, y es en los primitivos flamencos donde la encontramos de una manera fiel a los textos de Santa Brígida.
Más tarde los acontecimientos históricos fueron matizando el tema. El ejemplo más destacado está relacionado con el Concilio de Trento, hecho clave de la Contrarreforma.
La reacción de la Iglesia Católica frente a la Reforma Protestante, procedió a la eliminación de ciertos elementos a los que se reprochaba su condición de apócrifos. Desaparecen las comadronas o el buey y el asno, a los que se considera además bestias de baja nobleza. Pero aún así la supresión de estos elementos no va a ser absoluta y los artistas los volverán a recuperar en sus composiciones y les darán una mayor libertad creadora.
Por otro lado se añaden temas complementarios de la Natividad:
la adoración de los pastores
y los Reyes Magos.

Junto a las representaciones, donde la adoración del Niño por parte de la Virgen es el hecho principal, el arte cristiano fue sumando poco a poco episodios que aportaron un gran lujo de puesta en escena.( el anuncio y adoración de los pastores, Lucas, 2 8-21, y la historia de los Reyes Magos, Mateo, 2 1-12)
Estas dos escenas paralelas recibieron desde el principio una importante carga simbólica, considerando que los pastores son la representación del pueblo judío que acude a adorar al Niño, mientras los Reyes Magos son la imagen de los gentiles




Hoy me centraré en la escena de la Natividad y la adoración de los pastores del Tríptico Portinari, del pintor flamenco Hugo van der Goes. Actualmente está en la Galería Uffizi de Florencia.
Fue un encargo de Tommaso Portinari, el representante de la familia Medici en Brujas.
En la tabla central está el nacimiento y la adoración de los pastores representados de forma simultánea.








En la tabla central está el nacimiento y la adoración de los pastores representados de forma simultánea.
La figura central es la de la Virgen María, con rostro de suave expresión, vestida de azul, que adora a Jesús que acaba de nacer. La escena se representa según el relato de las Revelaciones de Santa Brígida de Suecia.




Al lado de María los ángeles y a su alrededor, los pastores son representados como campesinos, con rostros más realistas y ropas severas.
El paisaje es típicamente invernal.


En el primer plano unos jarrones de flores representan simbólicamente la virginidad de María




En las tablas laterales están representados los donantes de esta obra (costumbre muy normal en el siglo XV) a la izquierda del retablo, está representado Portinari y sus hijos Antonio y Pigello, con los santos Antonio y Tomás; el paisaje del fondo representa el viaje a Belén de José y María. El ala de la derecha muestra a la esposa, María Portinari, con sus hijas, y las santas Margarita y María Magdalena; en el paisaje del fondo se distinguen las figuras de los Reyes Magos aproximándose al portal.





El retablo cerrado tiene representada la Anunciación pintada en grisalla.


12 comentarios:

Duncan de Gross dijo...

Completísimo!!

mangeles dijo...

Me voy a deleitar leyéndolo. Pilar...mi pc ya no me responde apenas...me cuesta mucho tiempo encenderlo...y tengo problemas continúos...así que...me despido...leeré mientra pueda.

Te deseo que pases una maravillosa Navidad junto a tu familia.

MUCHOS BESOS...VOLVERE EN ENERO CON PC NUEVO...

morisot (Pilar Álamo) dijo...

Gracias mangeles...volveremos a contactar.
Deseo que tengas toda la felicidad del mundo y el mundo pueda tener la tuya- Un beso

clariana dijo...

Me ha gustado la versión de Santa Brígida, sobre la aparición de la Virgen, está muy detallado el nacimiento del niño y es todo muy delicado.
No entiendo que en la contrarreforma quisieran suprimir a los animales y los consideraran bestias de poca nobleza. Es un fallo por parte de la iglesia en esa época. Los pintores encontraron el verdadero sentido al seguir pintándolos en sus cuadros. El comentario es muy interesante y bellas las imágenes. Gracias Pilar, un beso.

Yahuan dijo...

Feliz Navidad! Muy interesante

PIZARR dijo...

Que gozada Pilar, así da gusto aprender arte, de la mano de la historia de la religión ene este caso y desde luego de tu propia mano.

No he tenido tiempo de visitarte en cada entrada, peor aprovecho esta tarde lluviosa d edomingo para deleitarme en las 3 entradas últimas.

Todo un placer

Un beso

Nacho dijo...

enhorabuena tía, me encanta tu blog. Es muy didáctico!
Perdona por no haberte escrito antes, un beso!
Chiqui

Nacho dijo...

P.S.: me duele un poco la vista con el texto blanco en fondo negro. ¿No sería más cómodo al revés?
1 beso

Balovega dijo...

Siempre es un placer verte en casa.. me alegro que alguno de mis pots te hayan servido con tus niños..

Me encanta leerte y aprender a tu lado.. me gusta tenerte de profesora y a la vez de amiga..

Miles de besos, te deseo lo mejor a ti y tu familia en esta semana..

Miles de besos Pilar.. cuídate mucho.

Moisés Pellicer Carrasco dijo...

Hola Pilar, venga trasladado del blog de Balovega y descubro esta blog tan educativo e interesante. Y aunque mis conocimientos de arte son mínimos, por no decir nulos, de disfrutado leyendo esta entrada que has puesto.
Con tu permiso, seguiré pasando por aquí para leerte.
saludos.

Balovega dijo...

Besotes mi profesora.. te diré que llevas razón .. tiene luz .. su interior es estelar.. ya lo conocerás..

He vuelto a leer tu Natividad más tranquilamente.. he conocido detalles no conocía y me parece extraordinario...

Cuídate mucho.. por cierto creo que estuviste en el Reina Sofia con tus niños .. me lo dijo YOel.. aunque se que venias de trabajo..

Seguro nos veremos pronto.. y felices vacaciones... muakkksssssss

Leodegundia dijo...

Antes la gente creo que conocía mejor las Sagradas Escrituras y sabían interpretar mejor lo que se pintaba pues casi todo eran símbolos, como el detalle del jarrón con las flores por ejemplo.
Fue una lección magistral la de hoy que te agradezco un montón.
Un abrazo