sábado, 8 de agosto de 2009

Hace algo más de un año, puse en este blog un trabajo sobre el pintor checo, Alphonse Mucha (1860-1939) y me sentí muy motivada a trabajar un poco sobre su obra, entre otras cosas porque acababa de visitar la exposición que hubo en CaixaForum en madrid.
Después de varios meses comentando otras obras de arte que me llegan a conmover, obras por las que he sentido la necesidad de dejarlas un sitio en mi espacio de arte...seguía necesitando volver atrás y fijarme y obsevar un poco más un retrato de los que te han hecho sentir algo muy especial.



El retrato de su hija Jaroslava

un retrato ante el que nos detenemos a pensar y a preguntarnos,
¿qué nos querrá decir?
Para Alphonse Mucha su hija Jaroslava no está retratada como una chica seductora y sensual, sino más bien como una mujer inteligente y moderna.
Solo hace falta que le miremos los ojos, que resaltan con una mirada de persona que ya ha crecido y que llama a la puerta de la independencia o responsabilidad.


El turbante muy grande cubre su pelo y va derramando por el cuerpo,y parece que está sentada,inclinada hacia delante,pero sólo vemos su cara, y de su cara los ojos destacan por su mirada atenta como si nos estuviera haciendo una llamada de atención hacia el pintor (su padre).
Es una mirada de admiración y reconocimiento.
Este retrato tiene una sensualidad en la indumentaria y una coqueteria en los gestos de las manos que proclaman la belleza del alma a través de la belleza del cuerpo.



Fotografía de Jaroslava (hija y modelo del pintor)


Alfonso Mucha trabajó por la belleza, para él era su gran necesidad.
En el mundo del arte en el que triunfan las vanguardias, las artes que intentaban ir más allá del establecimiento de nuevos discursos estéticos, e incluso de los antidiscursos...
En ese mundo, el pintor A. Mucha emerge como una evolución revolucionaria de la tradición del siglo XIX.
Valora lo que sucede a su alrededor, y su obra lo muestra, se empapa de lo que están haciendo los más rabiosos artistas de vanguardia, pero nunca abandona su estilo, sus ideas, su universo, su forma de mostrar una sofisticada belleza.

11 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Excelente trabajo..

Saludos Fraternos
Un abrazo muy grande.

Que pases un buen fin de semana

mangeles dijo...

Que precioso retrato. Yo tengo un jarrón de cristal en casa, con pinturas de Mucha. Es muy bella y decorativa la forma en que pintaba este autor.

Al mirar el retrato de su hija, me traslada a los cuentos de oriente, a las Mil y una noches, pero con un toque moderno, nó sé..

Un beso de domingo, y otro para Julio.

Codorníu dijo...

La preocupación por proyectar la belleza interior que todos llevamos dentro está en el pintor del que hablas.

Cada cual con sus artes intenta buscarla fuera. Incluso, crearla por espejo. Un fuego inextinguible.

Magnífico comentario. Como siempre.
Gracias. Es un placer venir.

Un beso.

Nilla dijo...

Fructífero verano; excelentes entradas, esta última mostrando un retrato bellísimo.

Nos vemos pronto.
Besos

Lucie G dijo...

Ví esta expo de la que hablas en el caixa forum, me gustó mucho y me fijé en este retrato de su hija también. Me encanta, y me parece muy cierto lo que comentas sobre él.
Saludos!

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Enhorabuena por tu blog.
Un saludo.

mangeles dijo...

Ayer lo miraba, y hoy he venido a mirarlo, a ver si me daba la misma sensación...y al igual que la fotografía es clara....el retrato puede ser tanto de un hombre atractivo como de una mujer. Incluso yo veo rasgos masculinos, especialmente en los brazos fuertes, y en la nariz y el rostro anguloso...no sé...

Un beso guapa

clariana dijo...

¡Hola Pilar!
He estado observando el cuadro de Mucha que nos expones, hilvanándolo con tu comentario y me ha encantado.
Me ha hecho pensar de inmediato en la vida de los pintores en general, la lucha entre lo que deben pintar por subsistir, es decir, por el trabajo, por lo que todos tenemos que luchar y lo que en realidad ellos sienten y pintarían si libremente pudieran, es decir, que no se vieran condicionados por lo económico. Aunque de alguna manera acaban pintando también, como en este caso, pero es un límite importante lo que te comento.
Que se manifieste la belleza del alma a través de la del cuerpo, es una maravilla, me gusta mucho este comentario tuyo sobre Mucha. Un gran beso.

clariana dijo...

¡Hola Pilar!
Es preciosa la fotografía que me enviastes, es todo un artista Nacho.
Te lo agradezco mucho y espero que siga esta evolución tan buena, en sus estudios, en sus actividades como ésta del verano tan interesante y en todo. Te envio un gran beso y ¡Gracias!

Liliana Lucki dijo...

Este retrato es de una belleza y sublime libertad.

Es mas que un reflejo del interior.

Creo que es lo que el pintor sentía ,sumado a la

creatividad fantástica.

Es para ver y reveer.Gracias por el material y tus

comentarios. Te saluda ,desde Argentina ,Liliana.

jocavi dijo...

Y es que la belleza amiga mia, es lo mas impactante que nos vamos a llevar.
Recrearse en ella, absorverla nos da esa sensación de paz y tranquilidad tan anhelada por todos.
En cualquier parte se encuentra, y esta es su grandeza, aunque tambien es cierto que no es apta para cualquiera, hay que saber descubrirla y reverenciarla, asi es como la vida nos regala su regocijo.
Un besote