viernes, 30 de enero de 2009

EL SURREALISMO Y EL BOSCO






Siempre que he tenido el atrevimiento de meterme a estudiar e indagar en la vanguardia del Surrealismo ha sido como una exploración por un mundo que algunos dicen que es el mundo de los sueños pero que yo encuentro más cerca de un mundo de libre pensamiento .

En ese mundo los elementos más dispares se revelan unidos por relaciones secretas y se alcanza una esfera, en la que la obra de arte es comunicación directa del individuo con el todo.

La psicología surrealista queda expuesta con las palabras de André Breton, cuando dice: " De esta manera la obra surrealista se puede entender como una conexión de casualidades en las que el deseo y el devenir ajeno convergen en el sueño y el resultado es la interpretación del artista".

La mayoría de los estudiosos de la historia del Arte saben que el término surrealismo nace de la mano de Guillaume Apollinaire, quien lo acuñó en el programa de mano que escribió para el musical Parade en mayo de 1917.

Como movimiento, nació en Francia en el año 1925 y se puede considerar como fundador a André Breton, quien dijo que el inconsciente es la región del intelecto donde el ser humano no objetiva la realidad sino que forma un todo con ella.

La declaración de intenciones del grupo aparece en 1924 en el Manifiesto Surrealista de Breton, al tiempo que se inicia la edición del periódico La Révolution Surréaliste.

Defienden la inconsciencia, el sueño y la locura, e inauguran en 1925 la primera exposición del surrealismo en la Galería Pierre de París, con obras de Arp, Ernst, Ray, Klee, de Chirico, Masson, Miró, Picasso y Pierre Roy.

A finales de los años veinte, el movimiento sale de las fronteras de Francia; propicia el nacimiento del expresionismo abstracto, al tiempo que posibilita otras manifestaciones posteriores como el arte pop o el arte povera.

Pero…a pesar de conocer a los representantes de esta vanguardia liderados por el catalán Salvador Dalí , el precursor es un artista que muchos historiadores y críticos de arte olvidan cuando explican el concepto y gestación del Surrealismo, y que otros sin embargo pensamos que sin su obra, ni las palabras de Breton ni la pintura de esta vanguardia tendrían espacio en la Historia del Arte.

Me estoy refiriendo a Jeroen Anthoniszoon van Aken, llamado Hieronymus Bosch (1450 - 1516).Fue un pintor flamenco. En español es conocido como El Bosco o Jerónimo Bosch.

Su formación fue en el taller familiar (dedicado a la pintura al fresco) y aprendió también a dorar esculturas de madera y objetos sagrados, trabajando especialmente para la catedral de la ciudad.

Sus personajes son santos que él trata como sujetos comunes y vulnerables.


Todos tienen algo de caricatura, son seres que con cierta exageración demuestran sus pasiones y bajos instintos sin tapujos ni moralidad

Sin duda hay algo en los universos imaginarios del Bosco que nos inquieta. Algo que no es una presencia sino más bien un presagio, una amenaza que pesa sobre nosotros como si se tratara de mil ojos ocultos en un bosque. Esa sensación de sentirnos mirados y escuchados cuando caminamos por un bosque está perfectamente interpretada en la mayoría de los paisajes fantásticos que crea el Bosco y que se encuentran sembrados de formas premonitorias.

La cultura del Bosco le llevó a mezclar sentencias populares con elementos humanísticos.


La forma característica de las pinturas del Bosco es el tríptico, una secuencia de tablas que le permitía desarrollar en el tiempo y en el espacio la narración; a veces utilizaba también el exterior de los paneles para incluir algún comentario moral.

Tríptico del carro del Heno del Bosco (Museo del Prado)


Si alguna obra del Bosco hubiera que relacionarla con el Surrealismo, o incluso clasificarla en la historia del Arte como Surrealista, esta sería la tabla central del tríptico del carro del heno del Museo del Prado.

Un proverbio flamenco dice:”El mundo es una montaña de heno : cada uno coge cuanto pueda aferrar”.


El protagonista de la obra es la humanidad corrompida por los placeres terrenales, ya presa de la locura que se encamina inexorablemente a la condenación eterna: el heno, símbolo de la avidez del hombre, es arrastrado lentamente hacia el infierno por uno personajes híbridos entre humanos y animales, algunas criaturas fantásticas e incluso el Papa, el emperador y otros poderosos siguen este cortejo …

En lo alto del carro, ajenos a lo que está pasando abajo están los que viven en el pecado de la lujuria , una pareja de campesinos se besa entre los arbustos, mientras otros se ocupan de la música lasciva, en compañía de una figura demoniaca con nariz en forma de trompeta y cola de pavo real haciendo alusión a la vanidad

Quizá el carro del heno fuera el anuncio de las vanidades de los siglos siguientes al Bosco

Max Ernst,El manto de la novia ,1940




15 comentarios:

mangeles dijo...

uinss...este post dá para estudiar mucho. Creo que voy a estudiarlo detenidamente toda la semana. Pero sabes una cosa Pili...a mí también me ha parecido siempre muy moderna la pintura de EL BOSCO...pero yo pensaba más en el REALISMO MÁGICO DE MAGRITTE que en el SURREALISMO y DALI...y bueno..eso...

Será porque yo asocio SURREALISMO a cosas imposibles...a objetos y escenas imposibles y exageradas...

Y en MAGRITTE todo parece real...aunque en un mundo mágico...EL TREN QUE SALE DE LA CHIMENEA...la chimenea es real..el tren también...la puesta en escena de ambos juntos es lo que MAGICO.

No´sé explicarlo mejor...pero creo que me habrás entendido... UN BESO...y empiezo a estudiar...mañana...que hoy estoy muy cansada...

MAS BESOS

Carmine dijo...

Yo siempre he sido una gran admiradora de El Bosco. A veces, cuando volvía de la Faculatad me pasaba por el Museo del Prado para ver "El Jardín de las delicias", una maravilla de la pintura. Gracias por recordármelo. Carmen.

YOel Almaguer dijo...

Sensacional post Pilar... Por suerte creo que en la actualidad El Bosco, Brueghel el viejo y Arcimboldo son considerados antecedentes del surrealismo. Realmente muchas veces ves elementos y detalles de obras surrealismo y te das cuenta que tuvieron una influencia marcada de sus obras.
Mi obra favorita del Bosco, sigue siendo "El Jardín de las Delicias", pero todas sus obras son una disertación técnica y sobre todo creativa, considerando su entorno medieval, que a su vez lo convertiría casi en una especie de narrador de la visión subjetiva de la realidad de la época.
Pero con la exhaustiva explicación que has hecho Pilar, ahora tendré que ver con otros ojos "El carro de Heno". Es tan inmensa toda su obra que a veces no te detienes en esos detalles que cuentas que son las que hacen verdaderamente inmensas obras como esa. Así que mil gracias, por llamarnos la atención sobre ella..
Saludos y buen fin de semana. Cuidate mucho Pilar!

morisot (Pilar Álamo) dijo...

Gracias amigos,
Mangeles, yo veo una diferencia,aunque muy leve,entre la obra surrealista y el realismo mágico. En el surrealismo yo sigo diciendo que el libre pensamiento puede llevar a representar situaciones a otra dimensión de la realidad y sin embargo el realismo mágico en realidad es un juego, una diversión con elementos conocidos, reconocibles y cotidianos. Está muy bien esa apreciación que haces de la exageración del surrealismo.Si te das cuenta, la caricatura es una exageración.
Carmine, se que entre el surrealismo y tú hay buenas relaciones, tú porque lo entiendes muy bien y el surrealismo en ti ha encontrado un camino bueno para darse a conocer.
Yoel, el jardin de las delicias también lo descubrí y me impactó. Tengo que reconocer que al principio fue un cierto rechazo lo que sentí, pero eso suele pasar, cuando no conoces algo, ese rechazo es una señal de que lo tienes que mirar, estudiar...y sobre todo considerar.
Un beso para todos y que tengáis un buen fin de semana

mangeles dijo...

¡¡¡justo eso es lo que veo yo Pili¡¡¡ PERO no había pensado en lo de las caricaturas jejeje...

¿sabes que sueño con cuadros jejjee?

Bueno...feliz finde para tí también buena amiga. UN BESAZO

Sarinsky dijo...

QUE GRAN BLOG!! No se como he podido estar tanto tiempo sin conocerlo...
Un post extraordinario. Te seguiré leyendo más a menudo!!

Saludos!!

clariana dijo...

Me han gustado estos cuadros del Bosco, sobretodo La tentación de San Antonio, por el paisaje, por la actitud del santo, el cerdo...
Tienen mucho dibujo e imaginación y está bien ésto que dices de como un presagio a los excesos de tiempos venideros. Sin duda, que fue un gran surrealista. Besos.

PIZARR dijo...

Me encanta El Bosco, y me encanta el surrealismo.

El manifiesto que citas me ha llevado a localizar entre mis libros, El manifiesto amarillo, que vino un poco más tarde en marzo de 1928 redactado por Dali, el crítico de arte Sebastiá Gasch y el crítico literario Luis Montanya.

Y como precursora del manifiesto que citas aparece en 1920 en París el primer número de la revista: L´Esprit Nouceau, título inspirado en una frase de Guillaume Apollinaire precisamente, según cita el libro del Manifiesto Amarillo.

Me encanta pasar por esta casa, porque es como cuando iba de Galerías con mi ama. Una cosa te lleva a la otra y siempre termino rodeada de libros de arte indagando sobre unas cosas y otras.

Por cierto, gracias a tí Pilar, por tus palabras de cariño.

Estaré ausente no se cuantos días, porque el martes la operan de nuevo.

Un beso

Algaire dijo...

El surrealismo no es precisamente la pintura que más me gusta quizás porque nunca recibí una enseñanza adecuada sobre este estilo de pintura. Es posible que a partir de este artículo empiece a verlo con otros ojos.
Gracias Pilar.

Nilla dijo...

!Qué trabajo tan perfecto! la pena es que yo sólo me lleve por los gustos y no por la "academia".

Besos, Nilla

Balovega dijo...

Que bien comentada esta entrada y cuanto se aprende a tu lado. Un beso grandote para que tengas un bello día

Gonzalo González dijo...

Tremendo tu post. Me ha encantado. En efecto, Bosco tuvo que ser para los Surrealistas como la intura vneciana para Velázquez.

Qué buena esa extracción de la piedra de la locura con la que inicias el comentario!

jocavi dijo...

A mi me encanta el surrealismo como liberación, como la forma que tienen los pintores de reivindicar lo politicamente incorrecto, a sabiendas que muchos se la jugaban con la iglesia y con el poder de la epoca, una expresion artistica que para verla y entenderla en su totalidad te has de pasar un buen rato sacando conclusiones.
Excelente como siempre amiga, saludos.

mangeles dijo...

¿dónde andas profe? Se te echa de menos por esos blogs de DIOS jejjee

BESOS ...

Pablo G dijo...

Personalmente opino que el bosco nada tiene que ver con el surrealismo, al menos en el sentido que se propone desde la entrada "el surrealismo y el Bosco".
La pintura del holandes es el reflejo de una mente ultracristiana y atormentada a caballo de la edad media y el renacimento. Sus imágenes son las mismas que se pueden ver en los capiteles de cualquier iglesia gótica, y nadie las consideraría surrealistas. El carro de Heno es un conjunto de alegorías bíblicas y refranes populares de los paises bajos, el papa y el emperador detrás del carro de heno (la riqueza)tirado por demonios que llevan a todos al infierno, los amantes a lo alto del carro (amantes ricos y pobres) ajenos a que son tranportados por monstruos. Tan solo el Angel se percata de la presencia de Dios y dirige su mirada hacia el. Vamos. todo un manual. Y así el jardín de las delicias y las tentaciones de San Antonio... y podría seguir poniendo ejemplos con cada uno de sus cuadros.
Las figuras grotescas y los monstruos no hacen al surrealismo.
¿Y Dalí cuando lideró el movimiento surrealista?
Saludos