sábado, 27 de septiembre de 2008

LA VIRGEN DE LA SILLA DE RAFAEL

Rafael cautiva con esta imagen de la Virgen María serena y natural, apretando al niño adormecido; evocando posiblemente el abrazo perdido de su propia madre que murió cuando él tenía ocho años.
Es la belleza que conmueve.
La Virgen de la silla, que se conserva en la Galería Palatina de Florencia, podríamos verla como una síntesis de la Gioconda de Leonardo y el Tondo Doni de Miguel Ángel , pero este cuadro es diferente a todos porque es la Virgen la que nos mira a nosotros y nos envuelve en un torbellino de afectos y miradas que es único en toda la historia del arte.



LOS OJOS DE LA VIRGEN se vuelven directamente hacia nosotros. Resulta una mirada inolvidable, reforzada por la fuerza centrípeta del tondo y establece con nosotros una relación casi hipnótica.



Otra de las partes claves del cuadro es EL CODO DEL NIÑO JESÚS.
Ocupa el centro geométrico del tondo. Este detalle confirma el control intelectual que ejercía Rafael sobre la composición tan aparentemente natural.
La luz hace que el codo doblado parezca levemente saliente del cuadro y produzca la ilusión de una superficie convexa: eso justifica el movimiento circular impreso al grupo de figuras y también el efecto de retroceso y leve deformación de la figura de San Juanito.
Los pies en movimiento delatan cierto aburrimiento por parte del Niño que está demasiado apretado por el abrazo de su Madre.



Las ropas de la Virgen y el peinado aportan un insólito exotismo por las combinaciones de color, libres y totalmente ajenas a la tradición iconográfica de María (siempre con ropas azules y rojas).
Y ¿por qué el nombre de la Virgen de la silla?
El nombre es por la elegante butaca en la que está sentada María y si la miramos con atención se trata de un mueble valioso, de madera dorada con respaldo de brocado y detalles dorados y púrpuras.
Rafael en definitiva utilizó un doble registro en esta obra:
· Una composición refinada con detalles valiosos y…
· Una conmovedora sencillez que sugiere un ambiente doméstico.










7 comentarios:

mangeles dijo...

Me encanta todo lo que miro de Rafael...la tristeza en los ojos de la Virgen, es tremendo...parece que sabe lo que va a ocurrir con su hijo...y el niño queriendo escapar de ese abrazo, sin ser consciente de su destino...

Precios cuadro, que no conocía.

Besos Pili. Feliz Finde

jardí dijo...

Este cuadro lo veo en principio y me enternece, me cautiva. Más tarde, cuando leo todo lo que comentas de la pintura, me interesa mucho más, lo miro otra vez, observo todos esos puntos clave y ya me pongo a buscar en las enciclopedias de arte que tengo por casa. Qué suerte que tienen tus alumnos/as Pilar. Gracias. Mª Ángeles.

morisot (Pilar Álamo) dijo...

Para mí este pintor en sus cuadros nos muestra
"el don divino de una eterna juventud"
¿verdad?

Algaire dijo...

Gracias por tu visita.
:-) Creo que a partir de hoy vas a tener una alumna que procurará no faltar a clase, claro que primero tendré que ponerme al día pues veo que ya llevas mucho publicado.
Pondré tu blog en favoritos para poder acercarme aquí con más facilidad.
Un saludo y felicitaciones por tan maravilloso blog.

Dédalus dijo...

Me ha encantado esa suerte de disección que has hecho, sobre el cuadro de Rafael. Una gozada acercarse por aquí, Pilar. Máxime si, como a mí, a uno le gusta la pintura.

Besos.

tere dijo...

tengo en mi sala una replica de este cuadro y sin conocer el valor centimental que tiene lo miro con amor por lo que ahora lo tendre con mas amor y lo conservare con todo el centimiento que en el se refleja

ISABEL dijo...

Hola! Tengo una copia del cuadro de la Virgen de la Silla de Rafael. Tiene muy buena calidad y es muy antigüo. Estaba muchos años en la casa antigua de mis padres. No está firmado, por lo que desconozco su valor. Alguien me puede ayudar a ponerle un precio?. Puedo adjuntar foto.