lunes, 18 de mayo de 2009

LOS JUGADORES DE CARTAS Lucas Van LEYDEN

En el mundo del arte cuando nace una amistad hay además un interés por difundir y mostrar conocimientos que son recibidos con ganas y con entusiasmo, ni más ni menos que con las ganas y el entusiasmo del que lo cuenta.
Hace unos años, en los cursos de verano de la Fundación Universidad Rey Juan Carlos, en Aranjuez conocí a una persona muy especial que vivía el arte y lo sentía de una forma que me despertó una gran admiración.
Esa persona, con la que nació una amistad y un entendimiento es Begoña, voluntaria en el Museo Thyssen por la que siento admiración.
Su trabajo y sus explicaciones dejan huella. Y sus investigaciones a muchos nos alimentan en otros trabajos como es el que hoy voy a reflejar.


La obra del pintor holandés Lucas Van Leyden “Los jugadores de cartas” que la realizó entre 1513-15,sale a la luz entre un ambiente de fuertes convulsiones políticas y religiosas.
HOLANDA, en 1500, estaba en plena actividad, con autores como Jan PROVOST (Brujas), Jacob van CORNELIUS (Amsterdam) y Jan MOSTAERT (Haarlem), en los que pesaba mucho la herencia de los primitivos.
Las nuevas formas se encontraron con tradiciones sólidamente cimentadas, gracias a la obras de los “primitivos”, mezclando el gusto por la representación de lo cotidiano con un marcado carácter realista y detallista, mediante una perfección técnica de dibujo y color, con las nuevas corrientes clasicistas del Renacimiento.

En esta obra se muestra a dos hombres y una mujer sentados en una mesa al aire libre, jugando a las cartas.
La mujer parece tener jugada su carta, una sota de picas, que está sobre la mesa. Parece mirar al hombre joven que muestra un rey de picas y cuya mirada se fija, a su vez, en el hombre de mayor edad que saca un ocho del mismo palo.

Varias monedas están esparcidas sobre la mesa, alrededor de las cartas.

Se juega con una seriedad que casi parece cómica y desproporcionada para este tipo de juegos.
Un juego de cartas podía ser utilizado para representar una disputa de amor y, en este caso, posiblemente, una competición entre el hombre joven y el viejo por conseguir el favor de una dama.


Ha habido una especulación acerca de la identidad de los personajes
los hombres: se ha querido ver en ellos, la representación de dos figuras históricas: el joven, CARLOS V; el de más edad, el cardenal WOLSEY.
la dama: las iniciales FM, bordadas sobre el escote de su vestido, podrían referirse a Filia Maximiliani, lo que la identificaría con MARGARITA DE AUSTRIA, hija del emperador Maximiliano de Austria.
quizá tenga un significado oculto, como toda la escena.
La flor de lis sobre el tapete, distintivo heráldico de la casa real francesa,
Puede que Lucas fuera testigo de este encuentro entre los dos hombres, pues en ese momento se encontraba trabajando en la ciudad de Brujas, tal vez, para tal acontecimiento y que la fecha probablemente cierta del cuadro sea la de 1521 y no anterior.
Estos cuadros pueden parecer, a simple vista, escenas de género, pero Lucas continúa la tradición medieval y con ellas lanza un mensaje alegórico y didáctico.

La mayoría de sus escenas de juego lo son de cartas, pues permitía un mayor número de jugadores que el ajedrez, que también trata en numerosas ocasiones, de 2 a 4, con el consiguiente número de espectadores o mirones (en España se llamaban pedagogos), que ofrecen sus consejos a cambio de compartir ganancias.

Las naipes fueron introducidos desde la India, en el siglo XIV, por los mercaderes musulmanes, y no se difunden entre el pueblo hasta que la imprenta consigue abaratar su precio. Hasta entonces, las cartas, realizadas en madera, pergamino, metal o papel, eran, sobre todo, objetos de prestigio social que los más poderosos encargaban “pintar y dorar” y las imágenes se consideraron un muestrario de los estamentos sociales: oros=burgueses y mercaderes; copas=clero; espadas=milicia; bastos=campesinos y obreros.

El coste de las barajas hizo que fueran de uso exclusivo entre la aristocracia, pero poco a poco, se extendieron entre las clases más bajas y el número de jugadores se fue incrementando rápidamente.

Muy pronto, sin embargo, las cartas fueron prohibidas, pues, como todos los juegos de azar, involucraban apuestas de dinero, a menudo completado con el juego de dados. Las apuestas llegaron a ser tan elevadas ( se apostaban armaduras de caballeros, crucifijos, esposas e hijos) que se castigaban con el pago de multas y la ausencia de la ciudad durante varias semanas.

Las autoridades religiosas condenaron los juegos de todo tipo: consideraron el juego como una invención del demonio y como algo que destruía la razón y hacía caer en la desgracia.

Debemos prestar atención a la presencia de las mujeres en las escenas de juego. Fue frecuente desde el siglo XV introducir a éstas en los juegos de azar. Sólo podían realizar mínimas apuestas y les estaban prohibidos determinados juegos. No el de las cartas.

En el Museo Thyssen hay otras obras notables que recogen el juego de cartas:

a.- “Fumadores en un interior”, realizada en 1637 por el pintor flamenco DAVID TENIERS, en la tradición estilística de escenas de género nórdicas.

b.- “La partida de naipes”, realizada en 1948-50, por el pintor francés BALTHUS, con el que su prueba cómo el juego fue motivo de inspiración para pintores a lo largo de la historia de la pintura, incluso hasta el siglo XX: dos jóvenes, un niño y una niña, juegan a las cartas en una sencilla habitación. En la pintura de Balthus las niñas son reinas, por ello, siempre aparecen como ganadoras, mientras que los chicos representan un papel secundario y, aunque aquí está dispuesto a hacer trampa para ganar, la sonrisa que ella esboza evidencia que será la triunfadora, del mismo modo que lo eran en las obras de Leyden.

Muchas gracias por todo, amiga Begoña.

11 comentarios:

mangeles dijo...

¡Que interesante esto de la pintura y los juegos de cartas¡ Me encanta.

Veamos...no se vé muy bien la imagen...pero de momento he visto:

- Algo "sensual", en la mujer...que no lleva ningún adorno, niguna joya, salvo UN ANILLO-ALIANZA en su mano izquierda ¿de casada?. El toque sensual, se lo dá el bajo escote...que parece que se sujeta más por debajo de lo que sería natural, dejando que la blusa de gasa, cubra suavemente el pecho...también el chal rojo, que sujeta entre su antebrazo, dá sensualidad a una mujer, con un rostro muy lánguido por otra parte.

Si el hombre joven lleva un gran cordón al cuello, sujetando .... una bolsa de dinero? o un medallón?...no consigo verlo.

Si es una bolsa de dinero, sería un poco contradictorio con la posibilidad de ser Carlos V (los Reyes no llevan el dinero encima)...

También parece que el hombre joven lleva anillo.

El hombre mayor oculta su vestimenta...pero parece que lleva un alzacuellos...parece un clérigo.

El hombre viejo no tiene monedas en la mesa (no lo veo bien, más bien lo intuyo)...

La mujer tiene varias monedas, y las cartas de las jugadas ganadas...Todo ello ordenado...También mira de forma preocupada a ver la carta que saca el hombre joven...

El hombre joven, tiene muchas monedas, tiradas a su lado, al igual que las cartas ganadas...lo que dá una imagen de despreocupación por "la ganancia"...su pasión está en "el juego"

Bueno..ya lo miraré más detenidamente...y los otros también...

¡ME ENCANTAN ESTOS POST¡

Besitos Profe.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Buena entrada Pilar, muy bella.

Bien ilustrada y bien explicada.

Un fuerte abrazo.

Codorníu dijo...

Los cuadros, testigos de una época anterior previa a la fotografía, nos muestran la evidencia de un mundo menos individualista. Sin tele, sin internet, etc. sólo quedaba una manera de llenar el ocio: las relaciones humanas. Los juegos de cartas han sido un buen ejemplo de esto.

Magnífica entrada. Muy cuidada en el texto y en la pintura elegida.

Gracias. Siempre que entro, aprendo.

Un beso.

clariana dijo...

¡Hola Pilar!
Interesante el tema de las cartas tratado por los pintores y toda esta información complementaria que nos ofreces.
Me ha impresionado el primer cuadro, en el cual la mujer es un verdadero objeto de lo que se juega, bueno siendo suposiciones claro, pero no sería extraño.
Espero que estés muy bien y te recuerda siempre, tu amiga Mª Ángeles.

Nilla dijo...

Muy interesante lo que cuentas de los naipes. El cuadro de Van Leyden toma los colores similares de la pintura de Vermeer realizados en su ciudad de Delf, ¿es posible esa similitud?

Besos

calamanda dijo...

Estimada amiga:Has explicado
el cuadro de manera minuciosa y
magitral...¡Enhrabuena!.No se puede
hacer mejor.Me ha gustado muchísimo.Yo todavía no había pensado en este cuadro y gracias a
ti lo he aprendido,me entusiasmo con los detalles que no puedo ver a
través de las fotos,como por ejemplo las iniciales en el vestido.

En mi blog esta vez me he salido
de mi línea de siempre...no se lo
que te parecerá si lo ves.

Un fuerte abrazo.

Calamanda

calamanda dijo...

¡Hola Pilar! Me ha encantado tu
comentario...muchas gracias,me
alegro mucho de que te haya gustado.

Ya he visto lo que me pides y lo
voy a mirar ahora mismo encantada,
seguro que será magnífico...te
contesto lo más rápido posible...mañana noche si estoy en
casa.

Un beso.

Calamanda

calamanda dijo...

¡Hola Pilar! Ya he visto los dos
y me han gustado mucho.Diferentes
uno de otro y con algo común entre
los dos:el retrato y Sargent.

Los tres temas que toca Sargent:el
retrato,la pintura de género y los grandes murales,te has inclinado por el retrato...yo hubiera hecho
lo mismo.En el siglo XIX en Estados
Unidos...tu elección ha sido "Las
hijas de Edward D. Boit ",1882.Es
un cuadro precioso y está considerado como una interpretación
excepcional del misterio de la
infancia...Y respecto al cuadro
"Lady Agnew of Lochnaw",1892...es
también una maravilla!...me ha
encantado la explicación del cuadro.Has tenido muy buen gusto en
la elección de los dos cuadros...
esos cuadros forman parte de los
5-6 preferidos míos de Sargent.

Sargent tenemos que considerarlo
como el último gran representante
de la tradición clásica del retrato.El impresionismo imperaba
en ese momento,considerado como
impresionista,pero su trabajo se
desarrollaba al margen de esa
corriente,a pesar de su esfuerzo
por captar la luz,la pincelada
visible,etc...mantiene su fidelidad
al concepto de cuadro tradicional,
de ahí su admiración por Velázquez.
Estuvo relegado al olvido durante
muchos años,pero desde hace unos
30 años se empieza a apreciar su
importancia y ocupa por fin un
lugar destacado en la primera fase
del arte moderno.De todas formas
creo que es un artista que necesita
un estudio en profundidad...y lo
peor: un desconocido todavía para mucha gente.

( quería añadir algo para nosotras,
pero...???)

Un fuerte abrazo.

Calamanda

clariana dijo...

¡Hola Pilar!
Gracias por tu comentario en mi blog. Si quieres ver más de Böcklin, ahora he acabado el post, pues ayer sólo pude poner el vídeo y me tuve que marchar. De todas formas, seguro que tú debes de conocer muy bien a ese pintor. Un abrazo muy fuerte.

Balovega dijo...

Holaaaaa mi querida amiga... una entrada estelar y una clase magistral la que hoy nos traes sobre los jugadores de cartas.. Todo una belleza.. gracias amiga...

Miles de besotes

TORO SALVAJE dijo...

Es que así da gusto ir a los museos. Si tienes a alguien que te lo explica de esa manera es maravilloso.
Siempre pienso que cuando veo pinturas o cualquier otro tipo de arte me pierdo casi todo lo que está representado y no sé ver.

Besos.