miércoles, 11 de marzo de 2009

ATALANTA E HIPÓMENES de Guido Reni (1622-1625)

Atalanta, en la mitología griega, fue una heroína reconocida por sus inmejorables habilidades para la caza.
Su padre quería únicamente hijos varones y por eso, al nacer Atalanta, la abandonó en el monte Partenio y pudo sobrevivir gracias a que una osa la cuidó y más tarde unos cazadores la encontraron y decidieron criarla.
Atalanta decidió no casarse y mantenerse virgen para consagrarse a la diosa de la cacería, Artemisa, ya que la caza era su gran pasión.
Como mujer se enfrentó a muchos peligros de los que siempre salía venciendo.
Atalanta al estar consagrada a Artemisa, implicaba que debía mantenerse virgen, y además un oráculo le había afirmado que se convertiría en animal si se casaba. Para evitar cualquier pretendiente, anunció que su esposo sería sólo aquel que lograra vencerla en la carrera, con la condición de que si ella triunfaba, debía matar a su oponente.
A pesar del peligro, muchos lo intentaron pero perecieron, porque era invencible.





Pero apareció un joven que logró vencer a Atalanta. Este joven llamado Hipómenes decidió probar suerte en la carrera para obtener la mano de Atalanta, pero tenía una ventaja y es que llevaba unas manzanas de oro que le había regalado Afrodita, diosa del amor, y que procedían del jardín de las Hespérides, y con ellas la engañó; cada vez que Atalanta le iba a alcanzar, Hipómenes tiraba una de las manzanas, y ella se detenía a recogerla fascinada por su belleza.

Hipómenes pudo vencerla y así obtuvo su mano.
La pareja muy enamorada vivió feliz durante un tiempo, compartiendo sus cacerías y hazañas. En una de estas, los esposos entraron en uno de los santuarios de Zeus, y como estaban muy enamorados se refugiaron y gozaron de su amor. Zeus montó en cólera por el sacrilegio y transformó a la pareja en dos leones.


Aparentemente, los griegos creían que los leones no se cruzaban entre sí, de manera que al convertirlos a ambos en leones, Zeus estaba no sólo quitándoles su condición humana, sino condenándolos a una vida separada. Además de transformarlos en leones, los condenó a tirar del carro de la diosa Cibeles
Esta obra de Guido Reni plantea una versión del tema mitológico . La figura de Atalanta acapara los papeles de atleta, cazadora, orgullosa e independiente.
Guido Reni elige una composición muy compleja pero quizá la más precisa y lograda de su pintura mitológica.
El tema se presta a una interpretación dinámica, pero el pintor eligió en cambio una variante estilística muy refinada que consiste en el cruce de los cuerpos luminosos de los dos contendientes, en gestos contrapuestos sobre el fondo marrón azulado del suelo y un cielo que confunde.
Es como si Guido Reni hubiera multiplicado por dos el efecto logrado por Mirón en su famoso “discóbolo” en el que el escultor lograba transmitir la sensación de energía escogiendo el momento de reposo entre dos movimientos contrapuestos: el impulso hacia atrás con el brazo que sostiene el disco y el cuerpo hacia delante, que marca el movimiento inmediato de lanzar el disco.

Reni, entrecruza el cuerpo de Atalanta inclinado hacia el suelo y pivotando sobre la pierna derecha,



con el de Hipómenes que aprovecha la situación para apretar el ritmo hacia delante pero no puede evitar lanzar una mirada al cuerpo desnudo de su amada.
El rostro de Hipómenes deja ver el gesto astuto del que confía en que la vanidad femenina le hará vencedor.


Sólo los flotantes peplos (paños o velos) dan idea del movimiento en una pintura que expresa un calculado clasicismo que pretendían instaurar los Carracci.

Atalanta , personaje formidable, simboliza la mujer que se rebeló contra todos los esquemas patriarcales de la Grecia Antigua y logró obtener el respeto de sus contemporáneos y es un personaje admirado en todas las épocas.

14 comentarios:

mangeles dijo...

Y yo estoy con la boca abierta después de leer y ver y admirar este posta amiga. GRACIAS DESDE EL CORAZÓN. Un besazo

Carmine dijo...

Anonadada me has dejado. Magnífica explicación. Besitos. Carmen.

Balovega dijo...

Preciosa entrada, mañana vengo a verla más despacio.

Un besazo y felices sueños....

PD. Cuídate mucho mi querida amiga

clariana dijo...

Pilar, ¡qué bonita la historia mitológica de Atalanta! y su afrenta a los designios de los dioses. Cómo la rebeldía la llevó a convertirse en león y que al final esté con su amado tirando del carro en la Cibeles. Me ha encantado, y los cuadros son preciosos. También el paralelismo con el Discóbolo de Fidias para semejar el movimiento. Es un post que es una maravilla. Gracias y un abrazo muy grande.

mangeles dijo...

O sea...que los leones de Cibeles son Atalanta e Hipómedes...¡¡¡ y los madrileños sin saberlo¡¡¡ A partir de ahora...todos mis conocidos van a conocer el nombre de nuestros leones y su historia.

BESOS DE NUEVO AMIGA

Nilla dijo...

Que bonita historia, y además el cuadro es bellísimo. Sigue sorprendiéndonos.
Un besazo, Nilla

harkiiss dijo...

Muy bonita la entrada, e interesante a la vez, qué tendrá la mitología que nos gusta tanto a la mayoría? Que te mejores!! Y vuelve pronto...que se te exa de menos por el colegio, un beso: Cris 4ºC

Paraula dijo...

Admiración a la mujer.
Admiración y respeto.

Codorníu dijo...

Aquí nunca se para de aprender. Como Mángeles, sorprendido me hallo de saber que uno de los leones es Atalanta.

Precioso trabajo, amiga.

Un beso.
Pepe.

(Y no, no conocía al poeta Feliciano Rolán; sin embargo, gracias a ti, ya he leído algo, y lo que he leído me gusta)

Dédalus dijo...

Precioso, como casi todo lo que eliges y comentas, Pilar. Es increíble qué fuente tan colosal de inspiración ha sido, sigue siendo y será la mitología para los artistas...

Un abrazo muy fuerte.

Leodegundia dijo...

Acabo de disfrutar de tus cuatro últimos artículos que me animan un montón después de una noche en vela.
Los dos dedicados a las lectura, tanto silenciosa como sentimental, son magníficos y tienen un enfoque del arte muy interesante.
El de la naturaleza muerta me trajo a la memoria los bodegones de Meléndez.
Y este último es una delicia no sólo por el cuadro si no también por toda la explicación.
Por falta de tiempo tuve que cerrar a comentarios dos de mis blogs,pero aunque tarde un poco en aparecer por aquí no creas que desaparezco.
Un abrazo y gracias por tanta belleza como nos ofreces.

harkiiss dijo...

preciosa la entrada que has hecho,y sobre todo muy interesante el tema de la mitologia,gracias tambien por comentar mi haiku, me hizo mucha ilusion cuando lo vi.que te recuperes y que pronto estes con nosotros.veronica 4ºc

Balovega dijo...

HOlaaaaaaaaaa... pensabas que te tenía olvidada... error... en casa hablamos de nuestra profe a diario..

Precioso relato de Atalanta e Hipómenes y muy bien escrito...

Sabía esta historia de Madrid, y quiero añadir que el lugar donde se amaron locamente, era el templo de Cibeles, Diosa de la tierra y madre de Zeus y fueron castigados por la profanación de su santuario, obligándolos de por vida a tirar del Carro de la Diosa Cibeles.

Jjejeje... Una historia que siempre me fascino.. recuerda que soy madrileña de pura cepa...

Un abrazote con miles de besotesssssssss... te queremos mucho... muakkkssssssssss

YOel Almaguer dijo...

Hola Pilar..
Solo decirte que eres un libro (de historia del arte :-) ) abierto a todos..
Siempre me sorprendes... como te agradecemos estas clases.. son una maravilla profe..
Saludos