sábado, 28 de enero de 2012

Elogio del individuo


Cuando empecé a leer el libro de Tzvetan Todorov, Elogio del individuo. No podía imaginar que estudiar los retratos del siglo XV en Flandes, entonces vinculado al importante Ducado de Borgoña, iba a ser tan apasionante.
En Flandes se puede decir que surgió la recuperación del retrato, un género olvidado durante la Edad Media Y este fenómeno habría que relacionarlo con la búsqueda de todo aquello que llevara al artista a la representación de la naturaleza perceptible a través de los sentidos y también con la preocupación por el hombre, lo que conocemos como la corriente del humanismo.
No puede haber ninguna duda de que Jan Van Eyck es el pintor más importante de Flandes en el siglo XV, y el que tratará el género del retrato de una manera insuperable, posiblemente por esa sensibilidad que muestra en el tratamiento de la luz.


El cuadro del "Hombre del turbante rojo", de 1433 que está en la National Gallery de Londres, para muchos historiadores del Arte puede que se trate de un autorretrato de Jan.
Lo importante de esta obra es que marcó un estilo de retrato ya que a partir de aquí los retratistas flamencos realizarán sus retratos colocando a los personajes de tres cuartos y estableciendo lo que podríamos considerar como un diálogo con el espectador.
El hombre nos mira directamente a los ojos, y esa será, con el tiempo, una de las características del autorretrato. Esa mirada se queda fija en el espectador, ese rostro permanece en la retina del que lo observa por un largo tiempo.
Pero lo que realmente resulta fascinante es cuando uno llega a la National Gallery de Londres y encuentra este cuadrito. Es poco mayor que una mano, y sin embargo está lleno de detalles que le dan un individualismo insuperable.

Pienso que quizá nunca llegaremos a tener la certeza de quién es el verdadero hombre del retrato que cuelga de la National Gallery, pero de lo que sí estoy segura es que despertará el misterio a todos aquellos que lo vean, y ese misterio perdurará.
Muchos artistas han puesto su mirada en la obra de Jan van Eyck y han intentado reflejar con certeza el tratamiento del turbante rojo como un elemento imprescindible para dar elegancia a los retratados…

"Retrato de hombre" (1400-1410) National Gallery, Londres.

Y si Picasso mirara este retrato…me gustaría saber su opinión

4 comentarios:

PACO HIDALGO dijo...

No conocía el libro, pero queda apuntado para lecturas veraniegas. Abrazos.

Carmine dijo...

Yo conocía a Todorov como autor de libros de crítica literaria, de mis tiempos de la Facultad. Interesante, Pilar.

Codorníu dijo...

Vaya, qué decirte. Me ha parecido de un magisterio (perdona por el encumbramiento) difícil de encontrar en toda la red. Tu página es todo un lujo.

No entro a comentar, y es mi culpa.
Pero quiero que sepas que te sigo y te leo con toda la frecuencia posible, para lo que son mis circunstancias.

Darte las gracias me suena a poco.

Un beso afectuoso, amiga.

mangeles dijo...

Bueno, yo conocía este post...gracias a él comencé a mirar los "retratos" de otra manera, hace ya...uff...cuando me topé con una gran persona, y la mejor profe del arte que se puede tener.

Besazos amiga...

Pd. ¡¡ya queda muy poco del proceso de Paz en Euskadi...y volveré a aquí a aprender arte contigo y de tí¡¡¡