lunes, 8 de marzo de 2010

FRIDA


Muchas pintoras me han dejado un toque de fascinación cuando he visto y contemplado su obra. Pero siempre al ver la obra de Frida he sentido algo que me resulta difícil de explicar porque a la vez que siento una atracción, también hay un sensación, aunque pequeña, de rechazo.



Magdalena Carmen Frida Kahlo y Calderón era su verdadero nombre. Nació en Coyoacán, México, el 6 de Julio de 1907.Eran cuatro hermanas y su padre era judío-húngaro y su madre de ascendencia indígena-mexicana.

Sobrevivió a la polio, y cuando tenía 18 años, sufrió graves heridas en un accidente de autobús.Como consecuencia pasó alrededor de un año en la cama, recuperándose de múltiples roturas roturas en su cuerpo delicado. Durante su convalecencia empezó a pintar.


Sus pinturas,sobretodo autorretratos y naturalezas muertas, eran ingenuas y llenas de colores y formas inspiradas en arte folklórico mexicano.

Con 22 años, se casó con el muralista mexicano Diego Rivera, 20 años mayor que ella.

Fue una relación tormentosa y a la vez apasionada.


Una vez dijo: "Sufrí dos graves accidentes en mi vida....Uno en el cual un tranvía me arrolló y el segundo fue Diego". El accidente de tranvía la dejó invalida físicamente y Rivera la dejó invalida emocionalmente.

Durante su vida, Frida creó unas 200 pinturas, dibujos y esbozos relacionados con las experiencias de su vida, dolor físico y emocional y su turbulenta relación con Diego. Ella pintó 143 pinturas, 55 de las cuales son autorretratos. Cuando le preguntaban porque pintaba tantos autorretratos, Frida contestaba: "Porque estoy sola tan a menudo, porque soy la persona que conozco mejor".

En 1953, cuando Frida exhibió en solitario por primera vez en México (la única que celebró en su país natal durante toda su vida), un crítico local escribió:

"es imposible el separar la vida y el trabajo de esta persona extraordinaria. Sus cuadros son su biografía".

El trabajo de Frida es diferente Cuando se inauguró su exposición, la salud de Frida era tan mala que su mçedico le dio que no se levantara de la cama. Frida insistió en asistir a la inauguración y, en el puro estilo de Frida, así lo hizo. Llego en una ambulancia y su cama en la parte trasera de un camión. La colocaron en su cama y cuatro hombres la cargaron y llevaron hacia los huéspedes que esperaban.

El 13 de Julio de 1954, a la edad de 47 años, Frida falleció.

Una vez, cuando le preguntaron sus disposiciones funerarias, Frida replicó: "Quemar mi cuerpo...No quiero ser enterrada. He pasado mucho tiempo acostada. ¡Simplemente quemarlo!"


Sus cenizas fueron colocadas en una urna pre-columbina, la cual se exhibe en la Casa Azul que compartió con Rivera.

La casa azul

Un año después de su muerte, Rivera regaló la casa al gobierno mexicano para que se convirtiera en un museo. Diego Rivera murió en 1957. El 12 de Julio de 1958, la Casa Azul se abrió oficialmente como el Museo Frida Kahlo.

Recorrido virtual por el museo de Frida Kahlo

6 comentarios:

Julia dijo...

Frida es un personaje que siempre atrae, tanto por su vida atormentada como por su magnífica obra, tan personal y bella. Yo también hice un post sobre ells, ya que a causa de los accidentes sufrió tremendos dolores el resto de su vida, y se supone que sufrió fibromialgia.
Me gusta tu blog.
Saludos y hasta pronto

mangeles dijo...

Interesante Frida. A mi me llama la atención, que mientras en la pintura, como dice nuestra amiga Maripili, nunca aparece (o nosotras no lo hemos visto) el vello en el cuerpo humano, ni mujeres, ni hombres, Frida se lo pinta a sí misma en el rostro. Pinta su vello facial. De esa forma, hace menos hermoso su rostro. O de esa manera, y a pesar del vello, su rostro sigue siendo hermoso.

Tal vez, eso es lo que Frida, hace, ...enfrentarnos a la belleza rota, a la belleza no perfecta...ella se autorretrata. Su cuerpo está roto y su vello facial está ahí...pero resulta una mujer hermosa, y deseable...

Y frente al enorme, sano y fuerte, de Rivera, que sin embargo no resulta en nada atractivo...nos aparece Frida como frágil y vulnerable.

Y hay tanto color, tan luz, tanto brillo en sus cuadros, ....son hermosos.

Besos, profe.

cecibustos dijo...

Pilar:
Me ha llamado la atención esta entrada. Frida Cahlo ¡Cuanta emoción en sus imágenes y en el tejido de sus colores! Hay en esta pintora, tan poco conocida y amada, una honda poética de la pasión dolorosa de estar vivos: dolor de su cuerpo maltratado expuesto a la luz de México y lo mexicano. Ahí están las formas, los colores y el desgarro de una tierra hermosa y torturada.
Con su arte Frida se alzó sobre la mordedura de su fragilidad y nos donó un oasis de estrellas. Tal vez le vengan bien aquellos versos de Alejandra Pizarnik: “Salta con la camisa en llamas / de estrella a estrella, / de sombra en sombra. Muere de muerte lejana / la que ama al viento.”
Gracias, Pilar, por señalar con tu elegante tacto aquello que debemos conocer.
Saludos.

Codorníu dijo...

Hace que leí un libro sobre ella, o de ella (no recuerdo). Al terminar, sentí una hermosa admiración por esta mujer.

Algunas mujeres fueron la bomba. Descubrirse es poco ante ellas.

Siempre te leo, que lo sepas.

Un beso.

profetabar dijo...

Frida, invierte su dolor en sus pinturas, las cuales son tonos alegres, lo que más me encanta son sus autoretratos, la realidad, con el exceso de vello en cejar y bigote. Frida es una inspiración de como superar el dolor y de como enfrentar la vida (con arte).
Un abrazo fraterno y me alegra esar de vuelta y saber que tu aún permaneces.

PIZARR dijo...

Pilar, cuanto tiempo añorando recorrer d enuevo estas páginas y hoy que por fin puedo hacerlo con calma, como me gusta hacerlo, me encuentro tanta sentradas de esas que me llegan a lo mas hondo que no se por donde empezar.

Frida es la primera, porque me atrae, me apasiona y me encanta.

Siempre me apasionaron sus cuadros, pero pensaba que la estética de los mismos era una puesta en escena. Sin embargo cuando en 2004 se publicó el libro " Nunca te olvidaré... de Frida Kahlo para Nickolas Muray", que fue su amante y amigo durante 10 años en la década 1930-1940 descubrí que ella era exactamente como aparece en sus pinturas.

El libro contiene la correspondencia inédita entre ambos amantes, así como la colección privada de fotografías de Frida realizadas por Muray.

Respecto al tema del bello en la cara que cita Mangeles, solo comentar que en los retratos fotográficos aparece exactamente igual que en las pinturas, era algo natural en ella.

Tengo una entrada a medio preparar hace tiempo sobre sus pinturas y la enfermedad que padecía...

Un abrazo Pilar y como siempre gracias