miércoles, 19 de noviembre de 2008

El atractivo de lo exótico

A finales del siglo XVIII fue cuando el orientalismo alcanzó plenamente a la pintura europea debido a la primera campaña napoleónica en Egipto en 1798.

Este hecho aunque fue un fracaso político tuvo un efecto sorprendente sobre la cultura porque desencadenó un movimiento de investigación arqueológica desconocido hasta entonces.

Intelectuales y artistas románticos quedaron cautivados por el exotismo y empezaron a describir el mundo oriental desconocido a partir de su propia sensibilidad. Las obras de algunos pintores no fueron fruto de una experiencia directa pero se inspiraron en las descripciones de algunos escritores como Víctor Hugo, “les Orientales” o George Byron.

Muchos pintores si viajaron hacia tierras orientales, movidos seguramente por el interés romántico por lo desconocido y por saber los misterios de mundos lejanos.


· RETRATO DE MUJER NEGRA de MARIE-GUILLEMINE BENOIST



Este retrato de una mujer negra (1800) es una pintura muy especial.




Es uno de los primeros retratos de una persona africana real en el arte occidental.

las primeras pinturas de gente negra eran mayormente estudios de estilo y símbolos. lo mismo que en otros cuadros de mujeres de este periodo, como por ejemplo en el famoso de Delacroix “ La libertad guiando al pueblo” (1830)

Es un retrato maduro de un modelo real.

Los extraordinarios contrastes cromáticos que hacen resaltar sobre un fondo uniforme y el cuerpo oscuro de la modelo, la blancura de las telas, revelan una riqueza pictórica que viene de una formación artística excelente, fue alumna de Elisabeth-Louise Vigée Lebrun y de David.


Es probable que haya un matiz político en la obra, quizás Benoist estaba haciendo una conexión entre la abolición de la esclavitud francesa y la lucha de los derechos de la mujer.

Seis años antes de la abolición de la esclavitud este retrato se convierte en manifiesto a favor de la emancipación de la mujer y las personas de raza negra.

Este cuadro será adquirido por Luis XVIII para el estado francés en 1818.




En 1804 , recibe una medalla de oro del Salón y obtiene una pensión gubernamental. Abre además un taller exclusivamente para mujeres. Y Napoléon Bonaparte, entonces Premier Cónsul francés, le encarga un retrato en honor a la ciudad de Gante.

En la Restauración, su marido el conde Benoist, monárquico convencido, fue procesado por el Conseil d’État y ella debe dejar la pintura en la cumbre de su carrera.



13 comentarios:

mangeles dijo...

Desde luego el cuadro es bellísimo...el retrato de la mujer es impactante....ya lo miraré más reposadamente...y la historia de la pintora muy interesante y hace pensar. ¿Cuanto tiempo llevamos luchando por la igualdad de las mujeres...por los derechos humanos?...Siempre pensamos que tenemos ganada la Libertad..la Justicia...La Igualdad...pero no es cierto...es una lucha diaria.

Me encanta que hayas puesto este cuadro ahora...cuando nos preparamos para celebrar el día CONTRA LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER.

Un besazo Pilar

mangeles dijo...

Llama fuertemente la atención las telas o toallas..usadas a modo de vestidos...porque se percibe que no es un vestido..sino que parecen más bien...telas...sábanas...tal vez toallas...usadas como vestidos. El tocado del pelo es genial...

Los únicos adornos son el pendiente de aro...y la cinta que sujeta bajo el pecho el ropaje...

La túnica o colcha azul que descansa sobre la butaca realza y dá color al cuadro...

También me llama mucho la atención la forma en que coloca los dedos de las mans..forma muy complicada de juntar el pulgar y el índice y separar el dedo corazón y el resto...dan un aspecto de pinzas a las manos...que tal vez signifique algo...tal vez sean esas manos las que nos defina que la modelo es MANO DE OBRA a pesar de su apariencia de GRAN SEÑORA...

Porque ese es el porte de elegancia...belleza y dignidad de la retratada...además de un rostro que transmite ternura y bondad...

¡ME ENCANTA QUE HAYA SIDO UNA MUJER LA QUE PINTO A ESA OTRA MUJER DE UNA FORMA TAN EXTRAORDINARIA...¡¡¡

Gracias PIlar...es precioso aprender estas cosas...ver estos cuadros que nos pones...

BESOSSSSSS

mangeles dijo...

¡¡¡ánda¡¡¡ acabo de darme cuenta que el cuadro encierra los colores de Francias...el azul de la túnica ...el rojo del lazo bajo el pecho...y el blanco de las telas...

JEJE rebesos

jocavi dijo...

Creo que Mangeles tiene razón, esos dedos ocultan alguna cosa...
Que gran importancia tienen los detalles...
Pero porque enseña un pecho?
Buff, me queda tanto por aprender, gracias de nuevo por abrirnos los ojos, saludos

PIZARR dijo...

Hola Pilar, de nuevo me encanta esta entrada y ese cuadro que nos muestras.

Comenta Mangeles el tema de la vestimenta de la modelo... pues bien... hay un cuadro de Elisabeth-Louise Vigée-Le Brun de 1786 ( cuando Marie Guillemine Benoist tenía 18 años ) que es el retrato de Madame Vigée-Le Brun y su hija Jeanne-Lucie -Louise en el que la túnica que le cubre es idéntica a la del retrato.

Si observamos la vestimenta de las mujeres de David en la intervención de las Sabinas, también son túnicas de ese estilo, con una cinta o lazo anudada debajo del pecho.

También en las mujeres del Juramento de los Horacios de David, las túnicas y el tocado son similares a la de la mujer negra de Benoist.

Y es que en esa época se volvió mucho a la mitología y a las formas clásicas.

La mujer negra me recuerda más a estas pinturas, que a aquellas que representan la Corte y el lujo del momento en el que se pintó.

Si fué alumna de ambos ¿ no pudo quizás inspirarse en ellos a la hora de realizar este retrato?

En la Summa Pictórica no he encontrado nada de esta pintora.

Un placer este blog y una lástima no haberte descubierto antes.

Poco a poco voy buceando en tus entradas y de momento he descubierto varias sobre temas que me apasionan, Modigliani, Warhol y La Bauhaus.

Un beso desde Bilbo

Balovega dijo...

Más tarde vuelvo a leer con detenimiento el atractivo de lo exótico... solo entre para darte los buenos días mi querida Pilar...muakssss..

morisot (Pilar Álamo) dijo...

Muchas gracias a todos por vuestras apaortaciones a mi trabajo que lo complementan y enriquecen.
Cuando varias personas analizan una obra de arte, se abre una ventana de comentarios que despiertan el interés y la apreciación en los detalles.
Eso me ha ocurrido a mí con las diferentes texturas que se aprecian en este retrato, y he podido sentir que la piel de la modelo es fuerte, dura, húmeda...
comparándola con las telas que la cubren que apenas pesan e incluso se notan ligeras.
Gracias de nuevo y espero seguir causando este interés por las obras de arte en todos vosotros y así poder seguir aprendiendo yo.

clariana dijo...

Es interesante este cuadro y lo que comentas de la búsqueda de los escritores, pintores, en el orientalismo.
No cabe duda de que esto constituiría un acercamiento de lo occidental, que nos permitiría valorar la belleza y la importancia de otras culturas, que estaban infravaloradas. Bien, no se si es muy acertado lo que digo, pero en todo caso muchas gracias Pilar, por tan selecto tema y el tratamiento que le das. Un beso.

mangeles dijo...

Tienes razón Pilar...la piel de la modelo es bellísima...y la musculatura...y el cuello largo y estilizado....

A veces veo a unas mujeres africanas en Madrid...deben ser o bien de una embajada o gente de negocios...no lo sé ...pero su aspecto es de personas acomodadas...siempre llevan trajes africanos...con grandes tocados de telas brillantes...son gorditas... y muy bellas...su piel es del color y de la testura del de la modelo...

Besos...


Ahhhh...creo que la ropa es la ropa de la cama...la sábana y la colcha...he buscado los cuadros de que hablaba Pizarr y creo que no se corresponde con la túnica ni los vestidos de gasa...sino que es ropa de cama...para mostrar la intimidad de la modelo...su lugar personal íntimo...

Bueno como estoy haciendo trabajo de contraste...ya lo pensaré más detenidamente ...

Besos guapa

Balovega dijo...

NO he podido comentar el tema... pero no dudes que el fin de semana estaré nuevamente en tu casa...Tus estudios son de meditar.. ver.. saborear.. todo relajadamente... y esta semana voy muy muy rápido.. el trabajo..

Un abrazo de corazón mi amiga.. muakksssssssss

Balovega dijo...

Benoist con este retrato, quizá nos quiso mostrar que pudo haber sido inspirado por un decreto de 1794 el cual abolía la esclavitud.

Fue el mas importante en la vida de esta genial pintora..Se dice que este retrato es el más bello jamas pintado a una mujer negra.

La tonalidad de los suaves colores realza la sosegada mirada de la mujer .. a la vez, sus ojos perdidos en el infinito nos muestran el dolor y cansancio.. dando a entender que ha perdido toda esperanza..

Sus manos da la impresión que las tiene dañadas por el trabajo que hacían estas mujeres en la esclavitud.. se muestra claramente en los músculos de sus brazos.

Gracias Pilar leerte siempre es un placer para aprender.. me haces estudiar a fondo al ser bastante torpe en esta materia, aunque tenga un marido pintor.. a vuestro lado me estoy cultivando (poco a poco) en el arte de la pintura.

Un fuerte abrazo amiga.. feliz fin de semana

Algaire dijo...

Hay unos cuantos pintores muy famosos englobados en el estilo orientalista como por ejemplo Ingrés, Delacroix, Gérôme y si no estoy equivocada, Fortuny también.
El cuadro que nos muestras hoy es bellísimo, la piel tersa de la modelo, la suavidad y blancura de las telas y la mirada, esa mirada que parece preguntarnos que opinamos del cuadro pero sin importarle nuestra respuesta porque sea la que sea no le afectará en absoluto.
Buena elección la de hoy.
Un abrazo

Paco Bailac dijo...

Que belleza¡¡¡ me ha cautivado tu blogg. Gracias

http://pacobailacoach.blogspot.com/