lunes, 20 de octubre de 2008

La dama de Shalott, musa de John William Waterhouse.

A Waterhouse como pintor prerrafaelita le gustaba los temas de corte medievalista fantástico.
El pintor hizo tres obras sobre el mismo tema, inspiradas en un poema de Tennyson, que forma parte de la antología clásica victoriana: "The Lady of Shalott"(1888) "Lady of Shalott. Looking for Lancelot" (1894), y "I am half sick of shadows, said the Lady of Shalott" (1915)

La dama de Shalott es la obra más conocidas de John William Waterhouse.
Actualmente se halla en la Tate Britain de Londres.


La trilogía a la que me he referido antes tiene relación con el tema del rey Arturo. Cuenta la historia de Eliana la dama de Shalott, que fue encerrada en una torre donde tejía noche y día.
Un susurro le anunció que sufriría una maldición si miraba en dirección a Camelot; aunque desconocía en qué consistía la maldición, seguía tejiendo en todo momento.
Como vivía encerrada nadie la conocía pero algunos campesinos la habían oído cantar, al amanecer, y se referían a ella como a un hada.
Dentro de la torre tenía un espejo, que reflejaba la ventana y le mostraba Camelot. En las telas que tejía se reflejaba lo que ella veía a través de ese espejo, como las aventuras de los Caballeros de la Mesa Redonda.


Un día, a través del espejo, Eliana vio a Lancelot y se enamoró de él. Dejó de coser y, sin poder evitarlo, miró hacia Camelot. En ese momento, el espejo se quebró, las telas salieron volando por la ventana y la maldición cayó sobre ella: bajó de la torre y cogió una barca.
La escena que pinta Waterhouse representa el momento en que la dama dentro de la barca se deja arrastrar por la corriente y entre colinas de sauces y campos, la dama fue cantando su última canción hasta que su sangre se fue helando lentamente sin dejar de mirar las torres de Camelot.


Se ve a Eliana en una barca, fluyendo en dirección a Camelot. Aparece como una muchacha indefensa, algo asustada, con una simple túnica blanca …
Su aspecto es el de una mujer agotada y entregada a su destino, a su muerte.
Su mirada está ausente, y sus brazos abandonados en señal de rendición.



Hay un detalle precioso: las telas en la barca que ella misma había tejido se aprecian con un gran detallismo.
Éstas telas narran las aventuras de los Caballeros de la Mesa Redonda y el amor que Eliana siente por Lancelot.
Y las velas, que se van apagando a medida que la dama avanza hacia su destino, tienen un gran simbolismo



La atmósfera del cuadro está envuelta en esa luz cenital que se va derramando por toda la escena y se aviva en el fondo del paisaje.


14 comentarios:

Le Santi dijo...

Es extraño este romanticismo a la inglesa. Probablemente esto no hubiera sido posible en ningún lado diferente de Inglaterra. Pero qué belleza más bella. Ese naturalismo en la factura parece anacrónico, ya que es casi o sin casi, contemporáneo de Turner y los paisajistas que ya anunciaban el impresionismo. Pero que sensación de verdad, de sinceridad, transmiten estos cuadros y que clima fascinante crean. A mí me parecen muy hermosas estas obras de los Prerrafaelistas y tengo la sensación de que sus temas están adquiriendo nuevamente vigencia.

mangeles dijo...

UFF...QUE HISTORIA MÁS BELLA...jeje...me ha encantado...no la conocía.

Bueno...la mujer siempre ha pagado caramente su amor y su pasión ...hasta que llegó la píldora claro ejjejee ...LA LIBERACIÓN DE LA MUJER: agua corriente en el hogar lavadora...conina y horno...frigorifico...y LA PÍLDORA... PARA PODER AMAR EN IGUALDAD DE CONDICIONES.

Pero volvamos a lo importante...Prerrafaelistas...voy a mirar tan bello cuadro...ESTE SÍ ME GUSTA....a ver las telas..las velas...la barca...las aguas....voyyyyyy

Besos para tí amiga y para Lesanti también

mangeles dijo...

Uff...hay un montón de cosas en el cuadro...La dama aún agarrada...agarrando las cadenas del barco...incluso una de las velas aún permanece encendida...el barco no se ha puesto en movimiento...pero irá...irá hacia su destino...el Cristo crucificado lo anuncia....

La imagen de la mujer es bellísima...el pelo...las facciones...y el blanco del vestido símbolo de la virtud...y los collares al cuello...y la cinta en el pelo...femineidad... y la manta bordada y que ahora la lleva la trasporta hacia su destino ...MIRARÉ MÁS...

REBESOS

mangeles dijo...

Por cierto...en la barca hay una inscripción...pero no consigo verla..supongo que es la firma del pintor...que a la vez hace de nombre de la barca...o a lo mejor es mucho suponer...

Ahhh...y aunque la mano aún sujete las cadenas...la posición adelantada de los hombros...y la cabeza erguida...y hacia delante..delatan la determinación de la muchacha...al igual que el farol y la proa dorada....

Uinss me tengo que ir...ya si veo algo más lo comento....otro rato..

chaoooo

morisot (Pilar Álamo) dijo...

Creo que es importante la apreciación que hace le santi respecto al romanticismo inglés, estoy de acuerdo con que el naturalismo en cierto modo es anacrónico.La atmósfera es misteriosa y eso nos lleva a una ápoca distinta a la que corresponde la ejecución del cuadro.
Tus comentarios como siempre interesantísimos y muy ricos. Un abrazo.
Y... mangeles, me ha resultado muy grato que te haya gustado la obra y la historia que hay detrás de esa belleza de cuadro. Te puedo asegurar que estaba deseando leer tu comentario, porque tenía una "espinita" clavada con el cuadro de Ofelia. Creo que me entendiste que las verdaderas obras de artistas escienden una polémica en las apreciaciones y la obra de Ofelia ha resultado muy interesante al ser arropada por lod distintos comentarios de todos.
Un abrazo sincero para ti mangeles, eres un ángel en la red.

jardí dijo...

Me ha gustado mucho la historia de Eliana, me recordaba los cuentos de hadas, aunque este es de una tristeza sublime. El detalle del espejo es precioso, que tejía lo que se reflejaba en el espejo, hasta que vio a Lancelot y se desencadenó el drama. En fin, no sé si lo he entendido muy bien, no lo conocía.
En cuanto al cuadro, es bello realmente, muy detallado y simbólico. Su juventud, las velas, su gran tristeza, los tejidos y la barca que la conduce a su destino final, como símbolo ya del tránsito que ha de experimentar.Besos.

mangeles dijo...

¿ por qué una espinita Pili? ...yo me lo pasé muy bien...Recuerda siempre que la mayoría de los cuadros que poneis no los he visto nunca...el de Ofelia no lo había visto...y me impactó ...porque claro ...es impactante...y recuerda también que yo hablo de lo que veo o siento...pero no de PINTURA QUE NO SÉ....Y AHORA YA ME GUSTA MÁS...aunque tenga que adaptarme...porque es un cuadro que pinta la AGONIA y eso cuesta mirarse...por muy bello que sea el cuadro...y por mucho que yo lo encuadre en UNA REPRESENTACIÓN TEATRAL...

Besos...y tú no te preocupes...que yo disfruto y me lo paso muy bien mirando los cuadros y aprendiendo.

Gonzalo González dijo...

Esta es una de las obras más conocidas de Waterhouse, o quizás la que más. Romántica 100%

La entrada es ma-ra-vi-llo-sa.

Enhorabuena.

mangeles dijo...

He buscado los 3 cuadros de la trilogía...y he visto un montón de cuadros de Waterhouse (los de Miranda me encantan ...y los del viento...y Windfrowers)...y los de Orfelia...y he visto el poema de Tennyson sobre Lady of SHALOTT...y Pandora...y ....y ...

Y he vuelto a mirar los de Sir JOhn Everett Mallais...


ME ENCANTAN LOS PRERRAFAELISTAS...es genial...AHORA EL OTRO ...EL QUE DIJO GONZALO GONZÁLEZ QUE ERA SU FAVORITO...A VER COMO ES...

(ÚLTIMA APRECIACIÓN SOBRE EL CUADRO...el aire va de la tierra hacia el mar...mece suavemente hacia delante los cabellos de Eleonor y mueve la llama de la única vela que aún sigue encendida...tambíén hacia adelante..tambíén hacia SU DESTINO...

AHH y me encantan los colores salmón y rosas de Waterhouse.

BESOS PILAR

mangeles dijo...

Perdón...MILLAIS...el nombre correcto es MILLAIS...

Y ..Elianne..no Eleonor...

I'm sorry.

Algaire dijo...

Tennyson escribió este poema para la escena que se representa en este cuadro:

"Y en la oscura extensión río abajo

-como un audaz vidente en trance,
contemplando su infortunio-
con turbado semblante
miró hacia Camelot.
Y al final del día
la amarra soltó, dejándose llevar;
la corriente lejos arrastró
a la Dama de Shalott.

Yaciendo, vestida con níveas telas
ondeando sueltas a los lados
-cayendo sobre ella las ligeras hojas-
a través de los susurros nocturnos
navegó río abajo hacia Camelot:
Y yendo su proa a la deriva
entre campos y colinas de sauces,
oyeron cantar su última canción,
a la Dama de Shalott.

Escucharon una tuna, lastimera, implorante,
tanto en voz alta voz como en voz baja,
hasta que su sangre se fue helando lentamente,
y sus ojos se oscurecieron por completo,
vueltos hacia las torres de Camelot;
Y es que antes de que fuera llevada por la corriente
hacia la primera casa junto a la orilla,
murió cantando su canción,

la Dama de Shalott.

morisot (Pilar Álamo) dijo...

Jardí, ¡qué razón tienes cuando comentas que el espejo es el objeto desencadenante del drama!
Los espejos en el arte de la pintura tienen un papel muy importante, son muchos los cuadros que tienen un espejo más protagonista que ningún otro personaje, y además nos adentran en la intimidad del cuadro

Muchas gracias algaire por aportar este precioso poema que enriquece la obra todavía más.
Se puede leer miles de veces,que en cada lectura hay algo en el alma que se despierta y atre la mirada hacia el cuadro con la misma intensidad que se sintió atraída Eliana hacia Camelot...
¡qué intenso es el otoño!
gracias otra vez y un abrazo de Pilar

Gonzalo veo que disfrutas con los prerrafelitas...me alegro y comparto contigo esa atracción especial hacia estos pintores.
Por cierto tus comentarios de arte antiguo son estupendos, ya te dije que les das a tus comentarios una actualidad que llega facilmente a todos. Muchas gracias y enhorabuena a tus alumnos.

Balovega dijo...

Hola Pilar...Bellísima historia, estelar cuadro de la dama de Shalott.. estoy segura que
aprenderé mucho a tu lado..

Por cierto el pedazo de artista cubano es mi marido.. él me enseña de arte y pintura..

Cuídate mucho.. un besazo...

morisot (Pilar Álamo) dijo...

Gracias balovega