lunes, 28 de enero de 2013

Serie Malevich, poemas de Montserrat Doucet

 Serie Malevich, poemas de Montserrat Doucet, inspirados en las 42 pinturas de la serie Malevich del pintor Julián Casado.

 Son  21 poemas breves; de dos versos el más corto y de 13 el más largo.
    Los poemas están escritos en verso libre y en hai-ku .
Desde una experiencia de la autora, llena de sensibilidad contempla los 42 cuadros constituídos por "variaciones estructurales".


El libro muestra "las emociones, las vivencias y las reflexiones que despertaron en mí al contemplar los cuadros con la nueva mirada que nos proporciona el paso del tiempo" según dice Montserrat después de haber pasado unos años desde que estudiara la obra del pintor.
 

 El espacio, la luz y el tiempo de los cuadros de Julián  quedan envueltos con los poemas de Motserrat, y la estructura de la imagen crea el espacio bajo el símbolo geométrico.

La luz de los cuadros de Julián viene de dentro y viene a manipular la línea del alma para construir lo eterno.

La obra de arte se vuelve misterio, el constructivismo tiene la esencia del suprematismo.

La luz hace  que el tiempo se inserte en el espacio y se convierte en paradigma de toda la realidad cósmica.
La luz modela las cosas.

SUPREMATISMO, CONSTRUCTIVISMO, TRASCENDENTALISMO.
El Suprematismo de Malevich va más allá del tema o del contenido de la obra, es la "pura sensibilidad plástica". Para llegar al suprematismo el artista debe abandonar todo aquello que sea accesorio es decir debe llegar al arte puro. Solo el cubismo podía ser el vehículo que le llevaría a la pura abstracción y llegar así a las figuras más elementales de la geometría: el triángulo, la línea y la circunferencia.

El constructivismo (1915-1925) parte de una posición teórica que defiende la posición de intervenir en la situación que vivía Rusia en esos años.
Tiene dos tendencias:
-la materialista de Tatlin y la idealista más cercana a Malevich 


La serie Malevich de Julián Casado son 42 variaciones de un mismo espacio plástico a partir de una estructura invariable en la que el rectángulo y el triángulo aparecen en todas las pinturas y bien podrían derivar del cuadro triángulo azul y rectángulo negro de Malevich.
Fueron pintados entre 1978 y 1983, con la técnica del acrílico sobre lienzo.
En este sentido, el constructivismo de Julián Casado sigue al constructivismo ruso en lo formal y en la técnica ya que su pintura tiene un transfondo místico que nos acerca a Malevich.

El tracendentalismo en la literatura intenta mediante la poesía promover en el lector asociaciones internas insospechadas,despertar vivencias adormecidas y vivificar la sensibilidad trascendental del hombre abriendo su conciencia a nuevas realidades internas, profundas y realizadoras del Ser en la plenitud.
Montserrat Ducet coordina este movimiento de poesía trascendentalista en España desde 2001 y llegó a España con los poetas costarricenses Laureano Albán Y Julieta Dobles.

La imaginación creadora es uno de los medios para la realización de la obra pero nunca el fin de la obra.
El concepto trascendental no parte de la especulación propia de la filosofía, sino de la vivencia trascendental que, objetivada en la forma del poema o del relato, logra llegar hasta el lector.


Ya pasó el tiempo de la piedra
de la lluvia en las catedrales
del cabello que oculta al centinela

La hora de la tierra
vien por la quebrada de la luna
y solo el cristal del puente
sabe el camino.

Deprisa, deprisa, más, más deprisa:
que la luz aún no sabe de su sombra,
que la fruta no sabe de la helada,que mi corazón si sabe de la muerte.


Aranjuez, ciudad donde reside el pintor Julián Casado, carece de un Museo de Arte Contemporáneo y en alguna ocasión ha acariciado la idea de albergar el Museo de Arte Constructivista que falta en España; un proyecto que no debiera desecharse con la obra de Julián Casado como núcleo del mismo.

4 comentarios:

Ana Mª Ferrin dijo...

Interesante tu comentario sobre un Museo de Arte Contemporáneo para la ciudad. Un blog para volver.

PACO HIDALGO dijo...

Una manera de unir dos de las grandes artes: la poesía con la pintura, y de alguna manera, reivindicar un gran museo de arte contemporáneo. Magníficas tus explicaciones, Pilar. Abrazos.

cecibustos dijo...

Pilar:
Tal vez sea solo eso: la leve vibración de una cuerda en la guitarra de Paco de Lucía. El cromatismo de la música o la armonía del color que brotó de los pinceles de Julián. Y luego la poesía, la voz como susurro que emerge del éxtasis de Montserrat Doucet que canta y dice y sueña y llora el latido de una niña perdida en la garganta; y al tender la mano, tiembla en la luz del temor ”al miedo verde, / al agua.”

Ayer tuve el privilegio de escucharte a ti Pilar, a María Angustias y a Montse y a Julián y también, estaba a vuestro lado, a ese poeta de la edición de libros que al nombrarlo llamamos Pedro. Porque todo fue bello y hermoso en la tarde de ayer: el libro como flor que al abrirse muestra la luz de los cuadros y el reflejo de estos en los poemas. Y vuestras palabras, la tuya, Pilar, que nos habló del arte y las vanguardias.

¡Qué suerte, amiga mía, ser tu alumno! Hoy me quedo con Montse en este breve poema: “Lo circular, lo cósmico: / agua sin moldes, / espejo de arena, / ojo de Dios; / inaccesibles trampas de la luz.”
Un fuerte abrazo,
Cecilio

MagalyT dijo...

Hola Pilar, gracias por darnos la oportunidad de disfrutar tus publicaciones. Dices cosas muy interesantes y sabes atrapar! Felicidades